“A Sweet Pastry in Paris”, EDP – Artisans Collection 2020. ZARA.

¡Hola, Morretes!

Aquí os traigo un per-fu-ma-zo. Un perfume especial y muy diferente a lo que estoy acostumbrada. A pesar de que siempre ando buscando un poco la diferencia, en perfumes y en la vida.

Comentaros que me gusta bastante la manera que tiene Zara de elaborar sus perfumes. Cada temporada (o cuando surge/apetece) tengo alguno en mi tocador. Para su precio, la fijación y duración, al menos en mi piel, es más que buena. Os dejo reseña de uno de mis favoritos de la casa (hasta el momento), aquí: Zara Gardenia.

Zara continuamente lanza ediciones limitadas, colecciones especiales y ahora lo ha hecho con la “Artisans Collection”. Compuesta por cuatro perfumes, inspirados en diferentes ambientes artesanales de cuatro ciudades: Londres, Lisboa, París y Tokio. De los que yo elegí “A Sweet Pastry in Paris”.

Lo compré online, completamente a ciegas, dejándome llevar por sus notas y por su evocación, sí, soy una romántica, una cursi y me encanta. Mi hermana hizo el gran favor de ir a tienda a recogerlo. Ya que está agotado en casi todas las tiendas físicas.

No trabajo, no hago vida social, ni quedo a tomar nada ni a comer por ahí, pero no me podía privar de esta joya.

Efectivamente, lo lees, ves el envase e inmediatamente te trasladas a una patisserie, a una pasteleria en pleno corazón de París.

Os he de confesar algo, ya sabéis que me gusta siempre dar mi toque personal cuando escribo, en el blog, en las redes… Un secreto: para escribir esta entrada he seleccionado una lista de reproducción de música francesa de los sesenta, setenta y ochenta en Spotify. Para meterme en harina. Maravillosa y espectacular. Ahora suena “Aline”. Y aunque no soy Máximo Huerta ni tengo su maestría para describir París en cuerpo y alma, prometo detallaros cómo huele este perfume en mi piel.

Analizo “A Sweet Pastry in Paris” EDP de Zara.

El diseño de la caja es minimalista, sencillo y elegante. Me encanta. Con un exquisito dibujo de lo que vendría a ser el interior de una pastelería: con su mostrador, su mueble expositor con variadas delicias diciéndote: “cómeme, cómeme”, lujosos cortinajes y una maravillosa lámpara araña con multitud de cristales derrochando elegancia. En la parte de detrás del envase, viene una leyenda que te traslada directamente al lugar. «El mejor momento del día, sin duda, es cuando paso por la pastelería de la esquina. El olor invade la calle, me cautiva y siento la necesidad de acercarme a echar un vistazo. Parece que acaban de preparar una tarta citron. Puedo identificar fácilmente esta delicia por su inconfundible aroma… ¿Cómo resistir la tentación?  No puedo evitarlo. Compro un pequeño trozo, solo por esta vez. Supongo». NATHALIE LORSON.

El frasco, es bastante sencillo y con un tapón de madera que lo hace especial. Capacidad de 100 ml. La pulverización es espectacular, suave y expansiva de modo controlable. Puntazo.

Lo catalogan dentro de la familia oriental – vainilla.

La nariz de este eau de parfum es Nathalie Lorson, que cuenta con más de doscientas fragancias en su haber, creadas únicamente por ella misma o junto a más personas. Entre muchas de ellas, creó Black Opium de Yves Saint Laurent, que es uno de mis perfumes fetiche. Vamos muy bien.

Nos indican que las notas de este perfume son el limón, azúcar de caña y vainilla.

Efectivamente. La nota de salida es el limón, pero no un limón cítrico, al natural, más bien un limón dulce. La nota de corazón es la caña de azúcar y la nota de fondo es la vainilla.

Nada más aplicarlo, sentimos ese limón dulce, potente. Pasados unos pocos minutos, en cuanto se fija en la piel notamos esa caña de azúcar avainillada. Pero, ojo, una vainilla pastelera, como me gusta definirlo, suave y adictiva. No como la vainilla que encontramos en otros perfumes.

La proyección se alarga bastante con una duración, en mi piel, muy buena.

Es dulce, gourmand, pero yo diría que no es para nada invasivo. Bajo mi punto de vista. Sí que es verdad que a mí me gustan este tipo de perfumes.

¿Huele a pastelito de limón?

Sí, pero dejadme que os cuente. El perfume en mi piel se desarrolla de tal forma que acaba recordándome al azúcar quemado de la superficie de la crème brûlée. Con el limón presente, pero ya en un segundo plano. Una auténtica delicia si os gustan los aromas dulces pero muy diferentes. Jamás había olido un perfume así. Te envuelve y te abraza, te hace sentir hogar. Junto a una mesa camilla, un café y un dulce.

Para mí los perfumes son atemporales y no tienen género. Así que no diré eso de ideal para (estación que te dé la gana) perfume para (hombre, mujer…). Usa lo que te apetezca cuando te apetezca.

Lo podéis encontrar aquí.

¿Os gustan los perfumes de Zara? ¿Cuáles? ¿Os tienta esta colección? Un besazo y gracias por leerme.

6 comentarios sobre ““A Sweet Pastry in Paris”, EDP – Artisans Collection 2020. ZARA.

  1. Definitivamente tus posts sobre perfumes me antojan demasiado. Y este me ha ganado especialmente porque los olores dulces me encantan para otoño. Iba a mirar el viernes, que nos toca salir a comprar pero creo que miraré online por lo que comentas.
    Un besazo, reina. Ni falta que te hace ser Máximo, ya eres máxima tú en lo que te propongas.
    Besitos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: